Cookies de computador: qué son y cómo funcionan

Consulta nuestra infografía que muestra cómo funcionan las cookies

Las cookies informáticas son una tecnología integral que respalda la experiencia moderna de navegación en línea. Los buscadores y compradores en línea de hoy se benefician de las cookies del navegador, pero es posible que muchos aún no comprendan completamente qué son o cómo funcionan en segundo plano para ayudar con tu experiencia diaria. Además, es probable que muchos no conciban del todo el vínculo entre las cookies web y su actividad de navegación, así como las implicaciones asociadas a privacidad y seguridad de datos.

Revisa la infografía de cookies de Internet que mostramos a continuación para comprender mejor esta tecnología ubicua que sostiene la navegación web moderna.

[Referencia en inglés]: 

¿Qué son las cookies?

Las galletas (cookies en inglés) pueden ser deliciosas como bocadillo, pero ¿qué pasa con el otro tipo de galleta? Las cookies digitales son una parte esencial de cualquier experiencia de navegación en Internet. Una cookie de computador también puede denominarse cookie HTTP, cookie web, cookie de Internet o cookie del navegador, pero todas se refieren a lo mismo: una forma de rastrear tu actividad en la web.

Cuando visitas un sitio, un servidor web transfiere un pequeño paquete de datos al navegador de tu dispositivo: una cookie de computador.

Este paquete de datos está diseñado para recordar información sobre ti, incluido un registro de visitas y tu actividad en la web. Es importante comprender cómo funcionan y cuándo debes intervenir para administrar la manera en que el navegador almacena estos paquetes de información.

¿Cómo funcionan las cookies?

Las cookies son pequeños archivos [1], que a menudo incluyen identificadores únicos que los servidores web envían a los navegadores. Estos se pueden enviar de vuelta al servidor cada vez que tu navegador solicita una nueva página. Es una forma de que un sitio web te recuerde a ti, tus preferencias y tus hábitos en línea.

¿Son malas las cookies?

Si bien a veces tienen una mala reputación, no son necesariamente malas. De hecho, ayudan a personalizar la experiencia en sitios web para ti y realizan un seguimiento de tus hábitos de navegación, mientras te mueves por cada sitio. De la misma manera, reconocen tu computador y mejoran la usabilidad de las páginas.

Por ejemplo, si un sitio web almacena cookies sobre tu ubicación, este te mostrará información geográfica relevante [2]. Dicho esto, las cookies tienen aspectos positivos y negativos que pueden generar opiniones divididas.

¿Cuáles son algunas de las ventajas de las cookies?

  • Productos o contenido sugeridos: si te encuentras en una página de compras que tiene una función de "búsquedas relacionadas", verás resultados basados ​​en tus cookies que son referencias cruzadas con otros usuarios que tienen hábitos y preferencias de compra similares
  • Personalización: almacenan información valiosa como tu ubicación y preferencia de moneda para que no tengas que seleccionar estas opciones cada vez que ingresas a un sitio o inicias una sesión
  • Envío de formularios: si alguna vez has tenido que completar repetidamente un formulario web, sabes lo molesto que puede ser escribir tu dirección postal y de facturación una y otra vez. Las cookies pueden guardar esta información para que se complete automáticamente la próxima vez que visites la página
  • Compras en línea: cuando colocas un producto en tu carrito de compras en línea, pero abandonas el sitio, puedes volver al carrito y encontrar que los productos que elegiste todavía están allí

¿Cuáles son algunos inconvenientes de las cookies?

  • Utilizan almacenamiento: debido a que las cookies son paquetes de información almacenados en el disco duro de tu PC, eventualmente pueden ocupar bastante espacio. Es una buena práctica eliminarlas de vez en cuando para liberar espacio en el disco duro
  • Privacidad: la mayoría de los navegadores aceptan cookies con la configuración predeterminada, por lo que tu dirección IP y tu historial de navegación se convierten en información pública
  • Recopilación de datos: el mayor inconveniente de las cookies es la recopilación de datos no autorizada, la cual los sitios web venden a terceros

Cookies informáticas: tres sabores diferentes

Hay tres tipos diferentes de cookies [3] con las que puedes atravesarte mientras estás en Internet, ya sea que las conozcas o no.

1. Cookie persistente

Estas están diseñadas para almacenar datos durante un período prolongado. Cada cookie persistente viene con una fecha de vencimiento, que va desde unos pocos días hasta varios años después de tu visita al sitio.

Cuando inicias sesión en un sitio y le pides que recuerde tu información, una cookie persistente almacena tu nombre de usuario y contraseña, lo que te permite iniciar sesión más rápido en el futuro.

2. Cookie de sesión 

Las cookies de sesión son temporales y se eliminarán cuando cierras tu navegador.

Cuando estás comprando en línea en un sitio específico, una cookie de sesión mantiene los artículos que has seleccionado en tu carrito de compras, incluso si haces clic en diferentes páginas.

3.Cookies de terceros 

También conocidas como cookies de seguimiento, recopilan datos sobre tu comportamiento en línea. Posteriormente, estos datos pasan al sitio web que creó la cookie para obtener información publicitaria.

Imagina que miras un par de zapatos en un sitio web pero no los compras. Las cookies de terceros almacenan tu información de visualización en línea y la transmiten a los anunciantes. Al día siguiente, verás un anuncio en tu cuenta de redes sociales para el mismo par de zapatos que estabas buscando. No es magia, son cookies de terceros.

¿Qué es una supercookie?

Una supercookie es, valga la redundancia, un tipo "super" de cookie de seguimiento que no se almacena en el nivel del navegador [4], sino en el nivel de la red. Estas pueden viajar a través de distintos navegadores y son permanentes. El mayor riesgo de las supercookies es que pueden acceder a información como tus hábitos de navegación, credenciales de inicio de sesión y cachés de imágenes incluso después de haber eliminado las cookies.

La mejor manera de defenderte y defender tus datos contra las supercookies es mediante una conexión cifrada o una red privada virtual (VPN).

¿Cómo puedo encontrar y administrar mis cookies?

¿Quieres saber cómo administrar tus cookies en tu navegador? Sigue los pasos a continuación.


  1. Abre tu navegador
  1. Determina dónde se almacenan las cookies, según el navegador

  • Internet Explorer: haz clic en Herramientas> Haz clic en Opciones de Internet> Seleccionar general> Seleccionar historial de navegación> Haz clic en Configuración
  • Chrome: Haz clic en Menú de Chrome> Elegir preferencias> Expandir configuración avanzada> Seleccionar Privacidad y seguridad> Abrir configuración de contenido> Seleccionar cookies

  1. Elige entre una variedad de opciones para habilitar o prohibir el uso de cookies en tu navegador.

No necesitas bloquear todas las cookies porque hay algunos casos, como ya se mencionó, en las que son útiles. Por ejemplo, es beneficioso mantener cookies con tus credenciales de inicio de sesión en sitios, como Facebook® o tu plataforma de correo electrónico, para que puedas iniciar sesión fácilmente sin tener que ingresar tu nombre de usuario y contraseña.

Otra opción es elegir qué cookies deseas bloquear. Elige una configuración que controle la cantidad y los tipos de cookies para que tu experiencia en línea sea segura pero funcional.

Conclusiones: gestión de las cookies

Las cookies no siempre son malas. Y mediante una administración cuidadosa, puedes asegurarte de que los sitios web solo recopilen información que sea útil para tu experiencia de usuario. Con nuestros consejos sobre cookies, puedes navegar por la web con confianza.